Retracción de Encías y 11 Remedios Caseros para Arreglarlas

 

Retracción de Encías y 11 Remedios Caseros para Arreglarlas

La retracción de encías, o bien recesión gingival, es una retracción de las encías de la corona de los dientes. Es una enfermedad progresiva que puede empezar de manera temprana como en la infancia o bien la adolescencia y que empeora gradualmente durante los años.

En el instante en que se hace evidente, en general tras la edad de cuarenta años, las raíces de los dientes pueden haber quedado expuestas.Sigue leyendo para conocer ciertos antídotos naturales para prevenir la retracción de encías y de qué manera arreglarlas.

Causas de la retracción de encías

Las raíces de los dientes se acoplan en sus cuencas individuales en el hueso de la quijada. Mas el tejido de las encías que cubre los huesos de la quijada y la base de las coronas, desempeñan un papel en sostener los dientes en situación y sostenerlos estables.

Las encías abrazan a cada diente en un punto un tanto sobre su cuello – donde la corona del diente se halla con la raíz. Esto resguarda la parte inferior del diente de la exposición a los materiales alimentarios y patógenos.

La separación de los márgenes de la encía de los dientes es la primera etapa de la recesión.

Veamos de qué manera sucede eso.

Las bacterias en la boca sin variación forman la placa, una película pegajosa en los dientes.

Puedes suprimir estas bacterias a través de el cepillado y el empleo del hilo bucal, mas si no se suprimen periódicamente, preferentemente una vez cada doce horas, la placa puede endurecerse y se forma un tártaro, un depósito calcáreo duro, blanco amarillento.

La acumulación de placa y sarro en los márgenes de las encías causa su separación de los dientes. Esto, por su parte, facilita, aun más, la capacitación de tártaro bucal en el espacio entre los dientes y las encías.

La retracción de encías se asocia por norma general con mala higiene bucal puesto que la enfermedad de las encías es la causa más frecuente de esta condición.

Mas aun si te cepillas los dientes religiosamente todas y cada una de las mañanas y las noches y empleas hilo bucal para limpiarlos, aún podrías tener una retracción de encías.

En verdad, las medidas de higiene demasiado beligerantes como el cepillado robusto y el empleo del hilo bucal pueden ser del mismo modo responsables de la inflamación de las encías, que agudiza la recesión gingival.

Ciertos otros factores de peligro para la retracción de las encías son fumar y el consumo de tabaco, el sangrado de las encías como en el escorbuto debido a la deficiencia de vitamina C, el daño al esmalte de los dientes que provoca el reflujo ácido o bien el vómito autoinducido, y el tratamiento de ortodoncia que implica el reposicionamiento de los dientes.

La retracción de encías es frecuentemente ignorada por el hecho de que al comienzo no causa ningún inconveniente.

La mayor parte de las veces, solo se le presta atención al instante que comienza a afectar la estética o bien causa otros inconvenientes como sensibilidad a comestibles calientes, fríos o bien ácidos, abscesos en la encía y movilidad de los dientes.

Haz Click Aquí Para Ver Más  ¡Increíble! Deja tu Inodoro Limpio en Sólo 10 Segundos con este Truco

Si se deja desatendido, puede aun conducir a la pérdida prematura de los dientes.

Síntomas de retracción de encías

Si tienes cualquiera de los próximos síntomas de retracción de encías, merece la pena tomar medidas correctivas tan pronto como sea posible:

Dientes más largos – Esto es bastante difícil de apreciar en tanto que los cambios son graduales, mas se puede equiparar la longitud actual con fotografías viejas.

Cambio de color en la línea de las encías – Puedes apreciar que la corona del diente y la raíz expuesta pueden estar en diferentes tonos.
Encías inflamadas – Tus encías están rojas y también hinchadas, en especial durante los márgenes.

Sangrado de las encías – Las encías pueden sangrar al cepillarse los dientes o bien morder las manzanas o bien otros comestibles duros.

Sensibilidad al comestible – Puedes tener un dolor agudo al consumir comestibles y bebidas, calientes, frías, dulces o bien ácidas.

Dientes temblorosos – Puedes sentir que tus dientes se mueven tenuemente.

once antídotos caseros para reparar la retracción de encías

En las primeras etapas de la retracción de encías, la supresión de la placa y el sarro, así como meticulosas, mas ligeras, medidas de higiene bucal van a ayudar a supervisar la condición. No obstante, los casos avanzados de forma frecuente requieren procedimientos quirúrgicos como el injerto gingival.

                                                MIRA EL VÍDEO COMPLETO.

Acá están ciertos antídotos caseros eficientes que puedes procurar con independencia de qué tan severa sea la condición.

1. Milenrama

La milenrama es generalmente llamada yerba de las heridas, milhojas, cientoenrama, flor de pluma, yerba del carpintero. El jugo de sus hojas y tallo puede detener el sangrado.

Muchas tribus norteamericanas mastican las hojas como un antídoto para el dolor de muelas, como una serie de otras enfermedades.

Los efectos anticoagulantes, antinflamatorios y calmantes de la milenrama pueden asistir con la retracción de las encías en cualquier etapa.

La manera más fácil de emplear la milenrama es masticar las hojas y tallos si tienes acceso a una fuente fresca. Machaca las hojas o bien muélelas para formar una pasta y emplearla para masajes de encía.

Asimismo puede hacer un té de milenrama para hacer gárgaras. Vierte agua hirviendo sobre un puñado de flores frescas de la milenrama o bien 1-dos cucharadas de esta yerba seca y deja remojando a lo largo de quince-veinte minutos.

Cuela y toma cuando el té se haya enfriado.

Este té aséptico puede prosperar la higiene oral generalmente y solucionar una serie de inconvenientes, incluyendo la enfermedad de las encías y las infecciones de garganta.

Si no deseas probar con la yerba, puedes emplear el aceite esencial de milenrama. Este aceite de color azul es muy potente, con lo que puedes entremezclar varias gotas de aceite de coco o bien otro aceite portador ya antes de utilizarlo como una pintura para la encía.

Haz Click Aquí Para Ver Más  Pon en una Esquina Dentro de tu Casa Agua con Vinagre y Sal Gruesa y Esto Pasa en 24 Horas

2. Zumaque

Sea que conozcas el zumaque como un arbusto o bien un árbol que medra en tu patio trasero o bien como una condimenta picante y roja empleada para adobar platos o bien hacer la limonada rosada, este puede asistirte con la retracción de las encías.

Ciertas unas partes de la planta tienen taninos que dejan un sabor amargo y una sensación seca en la boca característica de la astringencia. Estos extraen los fluidos de los tejidos, reduciendo la inflamación y restaurando la estanquidad de las encías.

Retira la piel externa de ramas de zumaque y úsala para masajear las encías o bien aplasta sus puntas y empléalas para cepillarte los dientes y las encías.

Asimismo puedes hervir las hojas para hacer un té y después hacer gárgaras, o bien con las bayas rojas puedes hacer una limonada india refrescante.

Además de esto, las bayas del zumaque son ricas en vitaminas. Asimismo puedes emplear las bayas secas y en polvo como una condimenta.

3. Té verde

El empleo regular de té verde ha probado prosperar la salud bucal. No es sorprendente en tanto que las propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias del té verde son muy conocidas.

Conforme una investigación nipón, el consumo frecuente de té verde no solo reduce la posibilidad de desarrollar una enfermedad periodontal, sino reduce la inflamación de las encías y mejora la fijación de los dientes.

Toma té verde una o bien un par de veces al día, dejando que los taninos en la bebida hagan su trabajo.

4. Salvia

El té de salvia es otro antídoto herbal que puedes procurar para la retracción de encías. Esta yerba tiene una larga historia de ser usada para inconvenientes bucales, merced a sus geniales propiedades antimicrobianas y anti-inflamatorias.

La gente acostumbraba a masticar sus hojas como un antídoto para las encías hinchadas y los abscesos bucales.

Un té hecho de hojas de salvia se puede usar para hacer gárgaras y calmar dolores de garganta y úlceras de la boca.

Puede prosperar la higiene bucal general, aparte de resguardar tus encías.

Hacer un té de salvia fresca o bien seca es simple. Solo remoja un puñado de hojas frescas o bien dos cucharadas de yerba seca en agua caliente a lo largo de quince-veinte minutos y cola el líquido.

Puedes aun emplear las sobras para masajear las encías.

5. Aloe

El gel calmante conseguido de las sustanciosas hojas de Aloe puede reducir la inflamación de las encías y la retracción. Utiliza yerba fresca para este propósito. Rompe un pedazo de la hoja y frótala en tus encías.

Repite esto en tantas ocasiones como desees. El gel se puede extraer y guardar en el refrigerador. Tras cepillarte los dientes, frota el gel en tus encías y masajea para restaurar la textura apretada del tejido de las encías.

6. Aceite de semilla de sésamo

El Oil Pulling es una técnica aiurvédica vieja de desintoxicación. Ponte 1-dos cucharadas de aceite de semilla de sésamo en la boca y agítalo en torno a diez-quince minutos ya antes de escupirlo.

Haz Click Aquí Para Ver Más  Pon un Ajo Debajo de la Almohada todas las Noches Veras Resultados Sorprendentes

Si bien el Oil Pulling se emplea para tratar múltiples problemas médicos, la mejora en salud bucal es uno de los resultados más tempranos. No obstante, uno precisa habituarse un tanto primeramente. Asegúrate de no efectuar el Oil Pulling con el estómago vacío.

7. Aceite de coco

El ácido láurico y los triglicéridos de cadena media (MCTs) en el aceite de coco, tienen propiedades antimicrobianas y anti-inflamatorias.

Masajear tus encías con un pellizco de sal marina fina mezclada con un tanto de aceite de coco puede reducir la inflamación.

Si bien el Oil Pulling se efectúa de forma tradicional con aceite de semilla de sésamo, puedes procurar con el aceite de coco asimismo. Es más ligero y tiene un sabor más agradable. Funde 1-dos cucharadas de aceite en una cuchase y utilízalo.

8. Aceite de limón

El aceite esencial de limón logrado de la cascarilla de limón es aséptico y antimicrobiano. Agrega diez gotas de aceite de limón a una taza de agua templada y haz gárgaras, o bien mezcla dos-tres gotas en una cucharadita de aceite de coco y frótalo en las encías para reducir la inflamación y la retracción.

Este aceite amargo tiene un fragancia cítrico fresco que puede desvanecer el mal aliento.

9. Aceite de clavo de fragancia

El aceite de clavo de fragancia es extensamente usado para el alivio del dolor de muelas, en tanto que aduerme los tejidos blandos, mas es solo un efecto temporal.

El aceite se emplea de forma frecuente en productos de higiene bucal por su fuerte efecto antibacteriano de larga duración.

Asimismo encabeza la lista por su capacidad antioxidante. Usa cinco-seis gotas en una taza de agua templada como enjuague bucal.

10. Aceite de yerba de limón

La yerba de limón tiene propiedades antifúngicas y asépticas que previenen el desarrollo de determinados géneros de diastasas y bacterias generalmente encontradas en la boca.

Asimismo tiene una acción antiinflamatoria y astringente en las encías.

Hierbe dos-tres tallos de yerba de limón en agua para hacer gárgaras o bien emplea diez gotas de aceite esencial en una taza de agua templada. El empleo regular calma la inflamación y restaura la textura normal y saludable de las encías.

11. Vitamina C

Una deficiencia de vitamina C puede ocasionar inflamación de las encías y sangrado. Los suplementos acostumbran a enseñar una mejora trágica.

Las vitaminas se consiguen idealmente de los comestibles pues son mejor usados por el cuerpo en sus formas naturales en vez de sus versiones sintéticas.

Las verduras y frutas frescas son ricas en vitamina C, en especial las que son verdes oscuras y frondosas, como los pimientos, brócoli, tomates, kiwis, bayas y cítricos.

No obstante, un porcentaje significativo de la vitamina C se pierde a lo largo de la producción de jugos, la conservación y la cocción.

Para eludir esto, intenta que una fuente local de frutas y verduras frescas toda vez que te resulte posible, para de esta manera consumirlas crudas. Toma batidos verdes y jugos de frutas justo después de la preparación.

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *