15 Beneficios del Omega 3 Que no Te Puedes Perder

 

15 Beneficios del Omega 3 Que no Te Puedes Perder

Los ácidos grasos omega tres son un género de grasa esencial para el adecuado funcionamiento del organismo.

Se pueden conseguir a través del consumo de comestibles de origen vegetal y animal y sus efectos positivos en la salud son abundantes y también importantes: contra el hígado graso, las enfermedades cardiacas y el síndrome metabólico, un mejor desarrollo del embrión, para la vista.

¿Qué es el omega tres?
El omega tres, o bien ácidos grasos omega tres, es una familia de ácidos grasos esenciales llamados de esta manera pues no pueden ser sintetizados por el organismo humano.

Son precisos para las funciones vitales y la única forma de conseguirlos es mediante la nutrición.

Los ácidos grasos omega tres son grasas poliinsaturadas, esto es, compuestas por múltiples dobles links, y se clasifican primordialmente en tres ácidos grasos:

ALA: ácido alfa-linolénico.
Se halla básicamente en comestibles de origen vegetal y precisa ser transformado en EPA o bien DHA para ser usado por el organismo.

DHA: ácido docosahexaenoico.
Se halla básicamente en comestibles de origen animal y es esencial de cara al desarrollo del cerebro.

EPA: ácido eicosapentaenoico.
Se halla básicamente en comestibles de origen animal y puede reducir la inflamación.

¿Para qué vale el omega tres?
Los ácidos grasos omega tres tienen múltiples fines.

Son moléculas estructurales que se hallan en las membranas celulares, singularmente en el cerebro y su consumo está asociado a una mejor salud neurológica, a la minoración de la depresión y a un menor peligro de demencia.

Además, asimismo juegan un papel esencial en otros procesos celulares como la inflamación, la inmunidad y la coagulación sanguínea.

Veamos con más detalle qué beneficios aporta la ingesta de ácidos grasos omega tres a la salud del cuerpo y el organismo.

15 beneficios del omega tres

1. Síndrome metabólico
El síndrome metabólico es un conjunto de síntomas que aumentan significativamente el peligro de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares.

                                                    MIRA EL VÍDEO COMPLETO.

Ciertos de estos síntomas incluyen:

Hipertensión: tensión elevada.
Hipertrigliceridemia: niveles altos de triglicéridos.
Hiperglucemia en ayunas: niveles altos de glucosa en ayunas.
Obesidad abdominal: exceso de grasa del abdomen.
Niveles bajos de colesterol HDL.

Conforme con los datos proporcionados por las investigaciones, acrecentar el consumo de ácidos grasos omega tres reduce los niveles de colesterol y triglicéridos, previene la aparición de coágulos en las arterias y reduce la tensión

2. Hígado graso
La enfermedad de hígado graso, o bien esteatosis hepática, es una enfermedad caracterizada por la acumulación de grasa y triglicéridos en las células del hígado.

Se trata de una de las primordiales causas de enfermedades hepáticas tanto en pequeños como en adultos y se debe a un trastorno de resistencia a la insulina en el que el hígado genera un exceso de glucosa y triglicéridos.

Existen evidencias a nivel científico de que la suplementación con omega tres o bien la ingesta de comestibles ricos en omega tres reducen la acumulación de grasa en el hígado y la inflamación ocasionada por esta enfermedad en personas con hígado graso.

Haz Click Aquí Para Ver Más  ¿Sabes Por Qué Le Dan Gelatinas A Los Enfermos En Los Hospitales?

3. Desarrollo cerebral del embrión
Tal como he mentado previamente, los ácidos grasos omega tres son parte de la estructura del cerebro humano y de la retina y, de ahí que, son esenciales a lo largo del periodo de gestación del embrión.

Los especialistas han concluido que la dieta de la madre ya antes de la concepción del bebé es esencial para determinar la clase de grasas que se amontonarán en los tejidos del embrión, pues los ácidos grasos omega tres pasan a este por medio de la placenta.

Conseguir unos niveles elevados de omega tres a lo largo del embarazo aporta abundantes y también esenciales beneficios al pequeño, entre aquéllos que se incluyen:

Mayor agudeza visual.
Mayor capacidad de aprendizaje, concentración, comunicación y sociabilidad.
Menor morbilidad.
Mayor inteligencia.
Menor peligro de Trastorno por Déficit de Atención y también Hiperactividad (TDAH), autismo y parálisis.
Menor peligro de padecer retrasos en el desarrollo.

Al contrario, la falta o bien falta de omega tres está asociada a inconvenientes en la vista, menores niveles de inteligencia y mayor peligro de enfermedades cardiovasculares.

4. Dolores menstruales
La dismenorrea es el nombre que recibe la regla dolorosa en la mujer.

El dolor, ocasionado por las contracciones que provocan los cambios hormonales ya antes del periodo menstrual, ocurre en la parte baja del abdomen y la pelvis y, en ocasiones, se refleja asimismo en la parte baja de la espalda.

Se ha probado que el consumo de comestibles ricos en omega tres o bien suplementos de omega tres reduce de forma notable el dolor ocasionado por la regla e inclusive resulta más eficiente que el medicamento antinflamatorio ibuprofeno.

5. Depresión y ansiedad
La depresión es un trastorno mental caracterizado por la pérdida de interés en la vida y en las actividades cada día, por un estado de ánimo bajo y por un sentimiento de tristeza y fatiga.

Por otra parte, la ansiedad es asimismo un trastorno mental consistente en una excesiva y permanente preocupación, temor y nerviosismo.

Conforme con múltiples estudios, la ingesta de ácidos grasos omega tres puede reducir sensiblemente los síntomas asociados a la depresión y la ansiedad.

Además, de las tres clases primordiales de omega tres que existen, el llamado EPA resulta ser el más eficiente en el momento de tratar la depresión y semeja ser aun más eficiente que el medicamento antidepresivo Prozac.

6. Enfermedades cardiovasculares
Abundantes estudios han encontrado patentizas de que un incremento en el consumo de ácidos grasos omega tres mejora los marcadores que fomentan la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Estos son ciertos efectos positivos del omega tres en el organismo:

Previene la capacitación de coágulos de sangre al eludir que las plaquetas se amontonen.
Reduce los niveles de tensión en personas hipertensas.
Reduce la producción de determinadas substancias que se segregan frente a una contestación inflamatoria.
Reduce los triglicéridos y aumenta el colesterol HDL.
Previene la placa que tapona y endurece las arterias.
Sin embargo, que el omega tres mejore los factores de peligro de enfermedades cardiacas no quiere decir que su consumo pueda prevenir derrames cerebrales o bien infartos.

Haz Click Aquí Para Ver Más  Solo rocía sal por las entradas de tu casa, los resultados serán inmediatos y sorprendentes!!!

En verdad, diferentes especialistas no han encontrado pruebas de ello, con lo que todavía es preciso efectuar estudios auxiliares que confirmen o bien descarten estos datos.

7. Trastorno por Déficit de Atención y también Hiperactividad (TDAH)
El TDAH es un trastorno que se empieza en la niñez y se identifica por contrariedades para sostener la atención, hiperactividad o bien exceso de movimiento y también impulsividad o bien contrariedades en el control de los impulsos.

Se ha descubierto que los suplementos de ácidos grasos omega tres asisten a acrecentar la capacidad de atención y reducen los estados de violencia, impulsividad, hiperactividad y agitación.

En una investigación de seis meses de duración en el que se administraron ácidos grasos omega tres a múltiples conjuntos de pequeños con TDAH, los síntomas se redujeron en un cuarenta y siete por ciento de los participantes.

De la misma forma, se ha observado que los pequeños con TDAH presentan unos niveles de omega tres inferiores a sus compañeros sanos.

8. Cáncer
El cáncer es una enfermedad grave que se identifica por el desarrollo incontrolado de células anormales y es una de las primordiales causas de muerte en Occidente.

Conforme con ciertos estudios, aquellas personas que consumen grandes cantidades de omega tres tienen hasta un cincuenta por ciento menos de probabilidades de padecer cáncer de colon.

También, se ha descubierto que los ácidos grasos omega tres asimismo reducen el peligro de sufrir cáncer de próstata y de mama, si bien los resultados no son completamente concluyentes.

9. Trastornos mentales
Las personas que sufren trastornos mentales y siquiátricos presentan unos niveles de omega tres inferiores que el resto de personas, y por eso se hayan efectuado numerosas investigaciones a este respecto.

Los últimos datos han confirmado que la ingesta de suplementos de ácidos grasos omega tres es un procedimiento eficiente para reducir la frecuencia de avatares y recaídas sensibles que padecen las personas con trastorno bipolar y esquizofrenia.

Y por si acaso eso fuera poco…

Asimismo existe cierta patentiza de que el omega tres reduce las conductas violentas.

10. Demencia
La demencia es una pérdida de la función cerebral que ocurre a causa de determinadas enfermedades y afecta la memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento.

Por si acaso te habías olvidado, los ácidos grasos omega tres son parte de la estructura del cerebro, y, de ahí que, su consumo se ha asociado a un menor peligro de padecer demencia y enfermedad de Alzheimer.

11. Vista
Unos niveles reducidos de DHA están relacionados con un mayor peligro de sufrir inconvenientes de vista, primordialmente degeneración macular.

Y es que este ácido graso esencial es un componente tanto del cerebro como de la retina del ojo que no puede faltar en tu organismo si deseas conservar tu vista en buen estado.

Haz Click Aquí Para Ver Más  Cuando Veas el Resultado de Esta Mascarilla de Maizena en Tu Cara, la Usarás por el Resto de Tu Vida

12. Inflamación
La inflamación es un mecanismo de protección de nuestro organismo que nos ayuda a combatir invasores extraños y desempeña un papel vital en el momento de arreglar daños.

Sin inflamación, los agentes patógenos como las bacterias podrían invadir nuestro cuerpo y matarnos.

No obstante, cuando la inflamación aguda se extiende demasiado puede transformarse en crónica y agredir a los propios tejidos del cuerpo, provocando de esta forma distintas enfermedades.

Conforme con múltiples estudios, unos niveles elevados de omega tres pueden reducir la producción de substancias y moléculas que ocasionan inflamación.

13. Asma
El asma es una enfermedad crónica que se identifica por ataques recurrentes de disnea (complejidad para respirar) y sibilancias, que cambian en gravedad y frecuencia de una persona a otra.

Los síntomas pueden aparecer múltiples veces al día o bien por semana y en ciertas personas se agudizan a lo largo de el ejercicio físico o bien de noche.

A lo largo de un ataque de asma, el recubrimiento de los bronquios se inflama, lo que provoca un estrechamiento de las vías respiratorias y una minoración del flujo de aire que entra y sale de los pulmones.

El consumo de pescado graso, rico en omega tres, o bien la ingesta de suplementos de omega tres ha resultado ser un tratamiento eficiente que previene el asma tanto en pequeños como en adultos.

14. Huesos y articulaciones
La osteoporosis es una enfermedad muy extendida en los países occidentales: se identifica por el deterioro del tejido de los huesos y es muy usual en mujeres mayores.

La artritis reumatoide corresponde a un complejo desorden autoinmune que se identifica por una marcada inflamación y destrucción progresiva de los tejidos que forman las articulaciones.

Las dos enfermedades, que afectan al sistema óseo, pueden mejorarse a través del consumo de ácidos grasos omega tres, los que aumentan los niveles de calcio presentes en los huesos y dismuyen ciertos marcadores de inflamación asociados a la artritis.

En otras palabras, la ingesta de omega tres puede acrecentar la fortaleza de los huesos y las articulaciones eludiendo de este modo la aparición de osteoporosis y artritis.

15. Sueño
Se ha encontrado que unos niveles bajos de omega tres en el organismo ocasionan inconvenientes de sueño tanto en pequeños como adultos.

Y la carencia de sueño está asociada a unos mayores niveles de cansancio y fatiga, a un incremento del hambre y los antojos y a una reducción de la motivación por efectuar ejercicio y comer de forma saludable.

Además de esto, no dormir bien aumenta en un ochenta y nueve por ciento el peligro de obesidad en pequeños y en un cincuenta y cinco por ciento en adultos.

Por tales razones, cualquier antídoto natural que sea eficiente contra el mal dormir es esencial y, conforme estudios, los suplementos de omega tres asisten a acrecentar la calidad y la duración del sueño.

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *